Boletinas

Mayo/Junio 2017

  • Todo tipo de violencia contra las mujeres es delito

Ver listado completo


Encuesta

Apoyan este sitio

Este sitio cuenta con el apoyo de Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas, ACCP, Agencia Vasca de Cooperacion para el Desarrollo, ONU MUJERES , pero su contenido es responsabilidad exclusiva de ORMUSA.


Contador de visitas

web clocks relojes web gratis
Contatore


Violencia y Medios de Comunicación


Misoginia (odio y desprecio contra las mujeres) a través de la música

Desde la sociología, la comunicación y otras disciplinas se afirma sobre la transmisión de normas, valores y patrones de conducta a través de la música y contenidos de medios de comunicación, como detalla en el documento Misoginia y socialización. En expresiones artísticas es frecuente escuchar frases que incitan a la violencia contra las mujeres, refuerzan el mito de éstas como objetos sexuales al servicio de los hombres o el de las mujeres malvadas que incitan al pecado o que usan a las personas con el afán de hacerles daños. Esto es misoginia, un concepto explicado en Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres, como las conductas de odio, implícitas o explícitas, contra todo lo relacionado con lo femenino tales como rechazo, aversión y desprecio contra las mujeres

http://observatoriodeviolencia.ormusa.org/articulos/Cuaderno_Misoginia_socializac on.pdf)

En el caso específico de la música, es extensa la lista de mensajes misóginos en diversosgéneros, cantantes de todas las nacionalidades y épocas. Se subraya diversos géneros porque muchas veces cuando hablamos de misoginia en la música casi siempre pensamos en el reguetón debido a la carga evidente de menosprecio y cosificación de las mujeres en sus letras.

¿Pero qué sucede con esa música menos estridente, con letras más sutiles y “románticas”; donde el desprecio y cosificación de las mujeres va disfrazado con palabras de “amor y admiración”, de sentimentalismo, dirían algunas personas.

En canciones de Braulio, como pequeña amante se dice: “Dieciséis años son tan pocos que yo debí volverme loco para que así llegara a amarte”. O cuando Julio Iglesias canta: “Fuiste mía, sólo mía, mía, mía, cuando tus labios de niña mis labios los estrenaban… Fuiste mía, sólo mía, mía, mía, cuando tu vientre era aún una colina cerrada. Lo mejor de tu vida me lo he llevado yo, lo mejor de tu vida lo he disfrutado yo. Tu experiencia primera, el despertar de tu carne, tu inocencia salvaje, me la he bebido yo. Tomando en cuenta que estos cantantes son adultos, de ocurrir en la realidad estas relacionesse daría el delito de estupro, sancionado penalmente en las leyes salvadoreñas, además de constituir violencia simbólica. Precisamente, estas referencias persiguen señalar esa modalidad de violencia de la que poco se habla, definida en la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres, como los mensajes, valores, iconos o signos que transmiten y reproducen relaciones de dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales que se establecen entre las personas y naturalizan la subordinación de la mujer en la sociedad.

Esta manifestación de violencia fue eludida indirectamente por Cristina De Pizán, en su libro La Ciudad de Las Damas, escrita en el Siglo XV: “Me preguntaba cuáles podrían ser las razones que llevan a tanto hombres, clérigos y laicos a vituperar a las mujeres, criticándolas bien de palabra, bien en escritos y tratados. No es que sea cosa de un hombre o dos [...] sino que no hay texto que esté exento de misoginia. Al contrario, filósofos, poetas, moralistas, todos - la lista sería demasiado larga - parecen hablar con la misma voz […]. Si creemos a esos autores, la mujer sería una vasija que contiene el poso de todos los vicios y males”. La autora decide fiarse más de su experiencia que de los escritos masculinos y con esa idea escribe La ciudad de las damas. En ella, defiende la imagen positiva del cuerpo femenino, algo insólito en su época y asegura que otra hubiera sido la historia de las mujeres, si no hubiesen sido educadas por hombres. Sorprendentemente, elogia la vida independiente y escribe: “Huid, damas mías, huid del insensato amor con que os apremian. Huid de la enloquecida pasión, cuyos juegos placenteros siempre terminan en perjuicio vuestro”, cita Nuria Varela (2008).

La última frase de Cristina De Pizán, escrita en el periodo del Renacimiento, pareciera que la escribe después de escuchar la canción del grupo mexicano Fobia: Veneno vil. “Esta pronuncia: Dicen que tiene maldito el corazón que no tiene salvación. Dicen que es una mujer fatal… El apetito que tiene cualquier predador animal con la ponzoña de un alacrán con la inocencia de un niño y bajo la mano un puñal. Eres veneno vil”. Las letras de estas canciones pueden encontrarse en www.musica.com

Oponentes a la igualdad de género cuestionan muchas veces que la música es arte y por tanto no es censurable; pero no se trata de promover o no la censura, si no de reflexionar en la imperiosa necesidad de reconocer y rechazar la violencia simbólica, tan frecuente a diario, en la música, en cárteles, en actos proselitistas de partidos políticos, pero que no se identifica con facilidad, ya que se naturaliza, es decir no se percibe pero es tan grave como cualquier tipo de violencia, por tanto es condenable; nuestra aspiración debe erradicarla.

Publicidad sexista: antes y después de la LEIV

Una de las novedades más significativas de la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres fue el concepto de publicidad sexista, sin embargo a tres años de vigencia de la LEIV y más de cuatro de haber sido aprobada, no se ven mayores avances en la pauta publicitaria en el país.

Una pequeña muestra de anuncios en prensa escrita de las últimas semanas de 2015, evidencian como los estereotipos sexistas continúan siendo reproducidos en comerciales de diversos productos y servicios.

El anuncio no. 1 fue publicado en El Diario de Hoy, corresponde a una institución bancaria y en este se describe a las mujeres como económicamente dependientes que piden regalos a su pareja y como compradoras compulsivas.

Estos estereotipos son bastante frecuentes y negativos para las mujeres, ya que usualmente se asume que el hombre o la figura masculina es el proveedor del hogar cuando es evidente que no siempre es así, otro mito asociado al mensaje en cuestión es que las mujeres son interesadas o se buscan parejas que puedan satisfacer sus necesidades económicas o caprichos.

El anuncio número 2 corresponde a una zapatería que precisamente centra sus campañas en la transmisión de mensajes misóginos o discriminatorios, en los que se mofa de manera abierta de los derechos de las mujeres y de los esfuerzos por alcanzar la igualdad de género. Igualmente transmite mensajes sexistas basados en estereotipos negativos para las mujeres.

El anuncio anterior y el número 3 fueron tomados de revistas dedicadas a las mujeres y que se distribuyen en periódicos impresos. En este último, la imagen que se proyecta de los hombres es que estos huyen permanentemente del matrimonio ya que la principal ventaja de ser soltero es “la libertad” y ser “asediado” por las mujeres; mientras que al contrario, las mujeres centran sus energías en la búsqueda del hombre ideal para completar su sueño o meta de vida de conseguir matrimonio.

Anuncios como los anteriores llevan a preguntarse si cumplimiento de la LEIV en materia publicitaria es adecuado; lógicamente la respuesta es no, ya que a la fecha debería de esperarse cambios en la pauta publicitaria acordes a los mandatos legales vigentes.

A continuación, también se encontraron una serie de mensajes que sería oportuno que fuesen más frecuentes y no excepciones, tal como sucede actualmente, ya que transmiten mensajes positivos porque contribuyen a la igualdad de género.

En el número 4, si bien transmite el mensaje usual del hombre proveedor y el llamado a comprar la casa para su grupo familiar, también se transmite una estampa familiar que pocas veces apreciamos en la publicidad dedicada a los hombres y tan necesaria, ya que hace falta fomentar la paternidad responsable.

En la publicidad sexista es usual que sean las mujeres las que se relacionan con las responsabilidades familiares y se ubican en escenarios como la casa o el hogar. En cambio, los hombres usualmente se asocian con el trabajo remunerado, en oficinas o en espacios públicos.

Un mensaje similar de hombres en un entorno familiar transmite el anuncio n.5 donde se ve éste cumpliendo sus responsabilidades familiares al realizar quehaceres del hogar, erróneamente adjudicados de manera exclusiva a las mujeres como es servir la mesa, cocinar, lavar platos, etc.

Se ha demostrado la influencia de la publicidad en la transmisión de normas sociales discriminatorias para las mujeres, ya que son mensajes que se transmiten varias veces al día o durante periodos considerables de tiempo capaces de influir en los hábitos, conductas y aptitudes de las personas más allá del mensaje aparente y visible sobre el producto o servicio anunciado.

Ahí radica la necesidad de que las instancias gubernamentales hagan cumplir las leyes pertinentes a las agencias de publicidad que de manera reiterada transmiten publicidad sexista en los medios de comunicación del país violando el marco legal vigente que prohíbe la transmisión de mensajes basados en estereotipos sexistas o que promuevan el menosprecio, la discriminación, la violencia o subordinación de las mujeres en la sociedad.



Reiterada utilización del cuerpo de las mujeres en los medios de comunicación

Basta hojear los medios impresos y ver las telerevistas y noticieros de diferentes canales locales para comprobar como en muchos medios de comunicación se utiliza la imagen y el cuerpo de las mujeres como un objeto para llamar la atención de la audiencia masculina.

Se ha demostrado la explotación del cuerpo de las mujeres o parte de él en la publicidad. Muchas veces al consultar a periodistas y editores, intentan esquivar la responsabilidad del medio argumentando que eso sucede nada más en la publicidad pagada, pero que en los contenidos, la línea editorial y responsables de edición tienen cuidado de no caer en esta práctica.

En meses recientes pueden encontrarse diferentes ejemplos de este tipo y preocupa que en lugar de disminuir, la tendencia sea al alza a pesar de las leyes vigentes y el supuesto “mayor reconocimiento de los derechos de las mujeres entre periodistas”.

Llama la atención que todos los días lunes, la sección deportiva de La Prensa Gráfica es titulada Cosas de hombres, junto al nombre de la sección se publica una foto de una modelo o una mujer en una pose sugerente y semidesnuda, en un tamaño mucho más grande que el resto en una clara intención utilitaria. Otros medios virtuales como la Página y El Blog usan fotografías similares de manera frecuente casi siempre con el formato de nota informativa.

Este último medio digital dedicó un espacio considerable para un fotoreportaje sobre una entrenadora de un equipo estadounidense que visitó el país el 15 de marzo pasado, en el estadio Cuscatlán para un partido benéfico con un equipo local.

Las fotos utilizadas por el medio reprodujeron la visión sexista de la deportista con ángulos fotográficos que seguramente no utilizarían si se tratara de un entrenador masculino. Lamentablemente, de manera evidente la nota no identifica como violencia ni critica el acoso sexual contra ella en un estadio con más de 28 mil personas, la mayoría hombres.

Algunos hombres y mujeres lectoras si criticaron esta práctica contra las mujeres como un hecho de violencia.

Dice la nota, firmada por una periodista, que “varios aficionados llegaron al punto que le ponían más atención a la entrenadora que al propio Raúl” (jugador español estrella del equipo visitante), seguramente al calor de las cervezas y encontrarse en grupo, muchos consideraban que acosar a la entrenadora era una manera de mostrar su masculinidad.

Hace unos días, recibimos en ORMUSA la carta de un radioyente preocupado porque en la Radio Femenina, como en otras radios del país, hay un tratamiento discriminatorio contra las mujeres locutoras. Lo mismo puede apreciarse en programas como Tal para cual, trato hecho, periódicos como Mi Chero y Más, que se han constituido en “referentes” obligados para ejemplificar la violencia simbólica contra las mujeres.

Según el art.9 de la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres (LEIV), la violencia simbólica son los mensajes, valores, iconos o signos que transmiten mensajes, valores, iconos o signos que transmiten y reproducen relaciones de dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales que se establecen entre las personas y naturalizan la subordinación de la mujer en la sociedad.

El contexto en los medios de comunicación y denuncias de periodistas evidencian que la violencia contra las mujeres no solo es reproducida en los contenidos informativos, sino en los esquemas laborales de algunas empresas de comunicación ya que las mujeres enfrentan a diario conductas y acciones discriminatorias en el ámbito laboral.

Obviamente si los medios se esfuerzan por cumplir la LEIV y eliminar la violencia simbólica en sus contenidos eso seguramente redundará en ambientes laborales más igualitarios para las mujeres dentro y fuera de los medios de comunicación. Asimismo, los contenidos respetuosos de las mujeres contribuirán a cambiar los patrones sexistas vigentes en la audiencia de la prensa, radio y televisión.

Imágenes tomadas de ediciones impresas de La Prensa Gráfica en diferentes fechas.

La composición de la página y utilizar el nombre de Cosas de hombres para ilustrar el inicio de la sección deportiva los días lunes, constituye un hecho de violencia simbólica por diversas razones.

Puede interpretarse que la sección de deportes al igual que las mujeres son propiedad de los hombres o asuntos de hombres, lo que refuerza la subordinación de las mujeres al sexo masculino, así como la idea que la práctica de deportes se asocia a la masculinidad y no a lo femenino.

¿Cómo afecta esto a las mujeres?

A muchas niñas y adolescentes se les limita o cuestiona la posibilidad de jugar futbol u otros deportes tradicionalmente masculinos. Se sienten inhibidas o temerosas de usar espacios recreativos como canchas o las calles, por el acoso sexual que puedan sufrir o porque se cree que los espacios abiertos son para el uso de los hombres y no para las mujeres.

Violencia simbólica y naturalización de la violencia contra las mujeres


se escucha los peligros de naturalizar la violencia y lo que esto representa para la tolerancia y fomento de acciones atentatorias a los derechos de las mujeres; especialmente cuando desde los medios de comunicación se comete violencia simbólica, de acuerdo a la definición contenida en la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres (LEIV).

Esta define qué Violencia Simbólica: Son mensajes, valores, iconos o signos que transmiten y reproducen relaciones de dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales que se establecen entre las personas y naturalizan la subordinación de la mujer en la sociedad.

También incluye un concepto determinante en la violencia simbólica el sexismo. Este es toda discriminación que se fundamenta en la diferencia sexual que afecta toda relación entre seres humanos y abarca todas las dimensiones cotidianas de la vida privada o pública que define sentimientos, concepciones, actitudes y acciones. En pocas palabras, cuando se sobrevaloran características de un sexo sobre otro, generalmente lo masculino.



Cómo se naturaliza la violencia.

Cuando se reconoce y establece como normal, natural o cotidiana, moldeando la subjetividad y objetividad genérica y por tanto no se cuestiona, se ve normal y natural entre las relaciones sociales de los dos sexos.

Cuando se determina a través de la socialización de género y de una práctica continua, la subordinación de las mujeres y lo femenino al dominio de los hombres, lo masculino. Es decir que se legitima la subordinación genérica, se impone y reproduce jerarquías, significados y valores simbólicos, que producen invisibilización, discriminación, minimización, negación, diferenciación, desvalorización y dominación hacia las mujeres.

Otros peligros es que reproduce los mitos que evitan cambiar patrones violentos o discriminatorios hacia las mujeres por conductas respetuosas de sus derechos.

Cómo se transmite la violencia simbólica desde los medios de comunicación.

Al analizar los medios de comunicación salvadoreños, los ejemplos son frecuentes, por mencionar algunos contextos se puede mencionar:

Cuando los textos informativos confirman mitos como que las mujeres agredidas provocan a sus esposos o compañeros al responder de forma inadecuada o no tener las « cosas », a tiempo, por no atender al esposo, etc.

Cuando se afirma que la violencia contra las mujeres solo se da en hogares humildes o pobres, ocultando o sesgando información acerca de personas con un cargo importante o con poder económico o político.

Qué los hombres tienen una predisposición genética para comportarse violentos, irrespetuosos, o agresivos con sus parejas.

Cuando se sugiere que son las drogas o el alcohol los agentes provocadores de la violencia, que es muy diferentes a que estos sean factores desencadenantes frecuentemente usados por los agresores para evadir responsabilidades. Ejemplos como estos son frecuentes en medios de comunicación como los citados a continuación : Cuando se informa de manera asimetrica o diferenciada sobre hombres o mujeres, por ejemplo se utilizan adjetivos que con seguridad no se utilizaría si el sujeto de la noticia es un hombre.



Cuando en la estructura informativa se jerarquizan los hechos, relegando la violencia contra las mujeres a las últimas líneas informativas o espacios poco visibles para el público lector, tal como sucedió en este noticia cuyo titular invisibiliza la violencia sexual contra las mujeres.







El siguiente artículo adjudica a cuestiones biológicas aspectos de la conducta que se reproducen a través de la socialización o sea las normas de conducta transmitidas en un grupo social por los diferentes agentes de socialización; lo más grave es que se considera normal prácticas de irrespeto de parte de los hombres, afirmando que las mujeres pueden provocar esas conductas con su comportamiento.

A LOS HOMBRES HAY QUE AYUDARLES A DISCULPARSE

Author Dra. Margarita Mendoza Burgos /La Prensa Gráfica, 11 de julio de 2013.

En las relaciones humanas y, sobre todo, cuando éstas se dan en el entorno de parejas y familiares es importante tener en cuenta que debido a la diferencia genética y de conducta de los sexos, a los hombres se les dificulta disculparse.

No quiero decir con esto, que nos olvidemos de esperar alguna forma de disculpa cuando su conducta no ha sido adecuada o han tenido algún despiste (como olvidar su aniversario, cumpleaños, etc), pero sí que no esperemos una disculpa en forma.

La importancia de esto, sobre todo cuando el hombre en cuestión es alguien que tiene muchas otras cualidades, es el mantener la paz de la pareja, el hogar y de nuestra mente, que por otro lado, tiende a recordar y recordar la ofensa, haciéndonos infelices y haciendo que provoquemos involuntariamente más altercados para poder materializar nuestro enojo por la falta de remordimiento que desearíamos encontrar en ellos.

Démonos por satisfechas si observamos que él, nos sonríe o nos brinda algún detalle que, aunque mínimo, no esperamos. Podemos incluso mencionar levemente la falta; pero no la repitamos sin cesar, pues lo único que produciría es más confrontación. Ustedes, mujeres, como yo, tal vez sientan que es un consejo muy simple y sencillo, pero si lo aplican verán como el número de disputas, altercados y sinsabores con su pareja o amigos varones disminuirán; con la consecuente mejora en sus interacciones cotidianas. < Ningún crimen es pasional. Es frecuente afirmar en la información que los “celos provocaron un crimen”, “que el agresor actuó por amor” o que la “muerte es pasional”, porque estas afirmaciones esconden la gravedad de la violencia contra las mujeres. Muchas veces se recoge información que describe a un agresor obsesionado, enamorado o celoso. Si la noticia se presenta como un crimen pasional, se enaltece el ideal romántico que aún persiste en la socialización femenina y se enmascara, la estrategia de control que el agresor ejerce sobre la agredida.





Conviene aclarar que el Código Penal. Cap. III cita entre las circunstancias que modifican la responsabilidad penal. Art. 29.- Son circunstancias que atenúan la responsabilidad penal:

- INFERIORIDAD PSIQUICA POR INTOXICACION
1) Estar el culpable en estado de intoxicación alcohólica o de otra índole que, sin ser preordenada al hecho, no llegue a tener plenitud de efectos sobre el sujeto;
-EXCESO EN LAS CAUSAS DE EXCLUSION DE LA RESPONSABILIDAD PENAL
2) El exceso de los límites establecidos para las causas de exclusión de la responsabilidad penal comprendidos en los números 1, 2 y 3 del artículo 27 de este Código, cuando no lo ocasionare una excitación o perturbación que lo hicieren excusable;
- ESTADOS PASIONALES
3) El que obra en un momento de arrebato, obcecación o bajo el impulso de intensa emoción provocada por un hecho injusto efectuado contra él, su cónyuge, compañero de vida o conviviente, ascendientes, descendientes o hermanos.
Como puede verse la definición legal no tiene ninguna relación al uso que se le da al ilustrar sobre la violencia de pareja.
Nota con un tratamiento aceptable.
En la siguiente información se cita que el hombre asesinó a la ex pareja porque no quería que se casara con otra persona, evidenciando que el móvil es el sentido de la propiedad sobre la mujer asesinada; también se destaca el temor de la víctima a denunciar, un elemento común entre estas circunstancias.



Nuevas leyes promueven periodismo con equidad de género en El Salvador


Vilma Vaquerano


En los últimos meses, en El Salvador se han aprobado dos importantes leyes relativas a los derechos de las mujeres. Estas son: la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres y la Ley de Igualdad, Equidad y Erradicación de la Discriminación contra las Mujeres.
A continuación una síntesis de los artículos que están relacionados con los medios de comunicación, especialmente, en cuanto a la difusión y tratamiento informativo en las noticias sobre las mujeres y su imagen en la publicidad.


LEY ESPECIAL INTEGRAL PARA UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA PARA LAS MUJERES.

Esta ley fue aprobada en noviembre de 2010, entrará en vigencia en enero de 2012.

Objeto de la Ley

Según el Artículo 1, el objeto de la Ley es establecer, reconocer y garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, por medio de Políticas Públicas orientadas a la detección, prevención, atención, protección, reparación y sanción de la violencia contra las mujeres; a fin de proteger su derecho a la vida, la integridad física y moral, la libertad, la no discriminación, la dignidad, la tutela efectiva, la seguridad personal, la igualdad real y la equidad.

De tal forma que por primera vez se aprueba una ley que aborda de manera integral la problemática de violencia que afecta a las mujeres, en sus diversas manifestaciones y ámbitos. Sobre todo, que establece una serie de acciones para prevenir la violencia contra las mujeres en el campo educativo, laboral, de salud, entre otros.
De la misma manera, comprende el cambio de prácticas culturales que permitan superar la misoginia y el sexismo que de manera consciente o inconsciente se refleja en los medios de comunicación y la publicidad


En este sentido, el Artículo 8.- Definiciones, define la Misoginia: como las conductas de odio, implícitas o explícitas, contra todo lo relacionado con lo femenino tales como rechazo, aversión y desprecio contra las mujeres.

El mismo artículo refiere que la Publicidad Sexista es:cualquier forma de publicidad que transmita valores, roles, estereotipos, actitudes, conductas femeninas y masculinas, lenguaje verbal y no verbal, que fomenten la discriminación, subordinación, violencia y la misoginia

Esta definición es de mucha importancia, ya que en la publicidad es común el uso de la imagen de la mujer como objeto sexual, como alguien que debe estar al servicio de las demás personas, como la ama de casa única responsable del cuido de hijos e hijas o de la organización del hogar.
Estas afirmaciones pueden comprobarse al analizar la publicidad televisiva, radial o en la prensa escrita salvadoreña. Esta clase de mensajes son negativos ya que no abonan a superar patrones culturales que limitan el desarrollo de las mujeres y que muchas veces, incluso son causa de violencia contra ellas, como es el trabajo reproductivo o la explotación de su imagen como objeto de placer para los hombres.

Define Sexismo como: toda discriminación que se fundamenta en la diferencia sexual que afecta toda relación entre seres humanos y abarca todas las dimensiones cotidianas de la vida privada o pública que define sentimientos, concepciones, actitudes y acciones.

En otras palabras, sexismo es la asignación de valores, capacidades y roles diferentes a hombres y mujeres exclusivamente en función de su sexo, desvalorizando todo lo que hacen las mujeres frente a lo que hacen los hombres, que es lo que está bien, lo que tiene importancia.

Extrapolando ejemplos desde los medios de comunicación salvadoreños, se encuentran muchos con facilidad, los más frecuentes son:

--Utilizar diferentes tratamientos para cada sexo (minimizando a las mujeres). Es decir cuando se recurre a las mujeres cuando se necesitan testimonios de amas de casa, pero no de profesionales o personas conocedoras de la realidad en sus diversas dimensiones.

-Sobrevalorar la apariencia física de las mujeres.En la publicidad, es frecuente ver anuncios donde las mujeres se presentan como bonitas pero carentes de inteligencia,etc.

-Utilizar su cuerpo o parte de él para llamar la atención.

-Uso del género femenino para descalificar a las mujeres o a los valores, comportamientos y actitudes que se les asignan. Por ejemplo, cuando a través de una imagen o símbolo se generaliza que las mujeres no pueden conducir vehículos etc. Si bien es cierto pueden haber mujeres u hombres que carezcan de esta habilidad, no puede generalizarse como una habilidad propia de uno u otro sexo.

-Presentar imágenes o fotografías que las ubican siempre en el espacio doméstico, como amas de casa, maestras, enfermeras o cualquier otra tarea vinculada exclusivamente a su rol de madre o cuidadora.

En cambio, es conveniente mantener el equilibrio en cuanto a las fuentes, imágenes o fotografías que indican como la mujer es parte del desarrollo económico y social del país desde diferentes espacios y ámbitos.

Artículo 9.- Tipos de Violencia. Incluye la Violencia Simbólica: Son mensajes, valores, iconos o signos que transmiten y reproducen relaciones de dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales que se establecen entre las personas y naturalizan la subordinación de la mujer en la sociedad.

Esto se refiere cuando a través de cualquier tipo de mensaje se refuerzan conductas o adjetivos que tradicionalmente se han atribuido a las mujeres, por ejemplo: como seres sumisos, indefensos o dependientes. Cuando se utilizan mensajes que pueden fomentar la violencia contra las mujeres a través de noticias informativas, fotografías o anuncios publicitarios.

Interpretación de la Ley

Aclara que ésta se interpretará y se aplicará en concordancia con las disposiciones de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, la Convención sobre los Derechos del Niño, la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y su Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y los demás Instrumentos Internacionales de Derechos Humanos vigentes.

Por tanto, es de traer a cuenta el Artículo 6 de la CONVENCION INTERAMERICANA PARA PREVENIR, SANCIONAR Y ERRADICAR LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER "CONVENCION DE BELEM DO PARA" . Esta afirma que el derecho de toda mujer a una vida libre de violencia incluye, entre otros:

a. el derecho de la mujer a ser libre de toda forma de discriminación, y b. el derecho de la mujer a ser valorada y educada libre de patrones estereotipados de comportamiento y prácticas sociales y culturales basadas en conceptos de inferioridad o subordinación.

En el Artículo 8, dicta que los Estados Partes convienen en adoptar, en forma progresiva, medidas específicas, inclusive programas para: g) Alentar a los medios de comunicación a elaborar directrices adecuadas de difusión que contribuyan a erradicar la violencia contra la mujer en todas sus formas y a realzar el respeto a la dignidad de la mujer;

En la misma línea, la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres, señala en el Artículo 22.- Responsabilidades del Ministerio de Gobernación, lo siguiente:

El Ministerio de Gobernación a través de:

a) La Dirección General de Espectáculos Públicos de Radio y Televisión, protegerá y defenderá, la imagen de las mujeres en el más amplio sentido conforme a los principios constitucionales de respeto a la dignidad humana y los derechos fundamentales. Garantizando para tal fin, que los anunciantes, medios de comunicación y agencias de publicidad, incluidos los electrónicos, informáticos y telemáticos, cuya actividad esté sometida al ámbito de la publicidad y comunicaciones, no difundan contenidos, ni emitan espacios o publicidad sexista contra las mujeres, considerándose ésta, cuando se promueva la agresividad, malos tratos o discriminación contra las mujeres, la salud, la dignidad y la igualdad.

Para el cumplimiento de lo anterior, el Ministerio de Gobernación, por medio de la Dirección General de Espectáculos Públicos de Radio y Televisión, garantizará la observancia y aplicación de los Códigos de ética de los medios de comunicación.

Es de esperar entonces que al entrar en vigencia la Ley, esta Dirección tenga un rol más protagónico que contribuya a que los medios de comunicación apeguen sus contenidos al espíritu de la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres. Asimismo, que los medios de comunicación local tomen la iniciativa de auto regularse y modificar el tratamiento informativo sexista o el uso del lenguaje o recursos iconográficos que transmitan mensajes misóginos, discriminatorios o que atenten contra la dignidad de las mujeres.

Con respecto a esto último, la misma Ley en su Artículo 50 incluye el delito de: Difusión ilegal de información será -Quien publicare, compartiere, enviare o distribuyere información personal que dañe el honor, la intimidad personal y familiar, y la propia imagen de la mujer sin su consentimiento, será sancionado con pena de uno a tres años.

Artículo 55.- Expresiones de violencia contra las mujeres Quien realizare cualquiera de las siguientes conductas, será sancionado con multa de dos a veinticinco salarios mínimos del comercio y servicio: a) Elaborar, publicar, difundir o transmitir por cualquier medio, imágenes o mensajes visuales, audiovisuales, multimedia o plataformas informáticas con contenido de odio o menosprecio hacia las mujeres. Burlarse, desacreditar, degradar o aislar a las mujeres dentro de sus ámbitos de trabajo, educativo, comunitario, espacios de participación política o ciudadana, institucional u otro análogo como forma de expresión de discriminación de acuerdo a la presente ley.

A la fecha, hay programas radiales que incluyen numerosos adjetivos que denigran a las mujeres llamándolas -brutas-, incluso en varias emisiones promueven la violencia psicológica y física del hombre hacia su compañera de vida. Es lamentable que ni la estación radial ni la Dirección General de Espectáculos Públicos hayan intervenido para eliminar los mensajes misóginos en los contenidos de estos programas.

LEY DE IGUALDAD, EQUIDAD Y ERRADICACIÓN DE LA DISCRIMINACIÓN CONTRA LAS MUJERES .

Aprobada en marzo de 2011; entró en vigencia en mayo del presente año.

La Ley busca hacer realidad el artículo 3 de la Constitución, que establece como principio, que todas las personas son iguales ante la Ley, lo cual se reitera en el texto constitucional, donde también se indica que para el goce de los derechos que este principio implica, no podrán establecerse restricciones que se basen en diferencias de nacionalidad, raza, sexo o religión.

Sostiene que la igualdad y la equidad entre mujeres y hombres, en todas las esferas de la vida colectiva, son condiciones fundamentales para el logro del desarrollo, la gobernabilidad, la paz y la plena democracia en El Salvador.

Por tanto, es necesario contar con un instrumento legal que desarrolle el principio constitucional de igualdad en forma jurídica, política, democrática y administrativamente pedagógica, que fundamente la Política de Estado para articular la acción de los &OACUTE;rganos Públicos a favor de la igualdad de mujeres y hombres de El Salvador.

De conformidad con la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, CEDAW, esta ley prohíbe la discriminación, de derecho o de hecho, directa o indirecta, contra las mujeres.

En el Art. 15.- Erradicación del sexismo en el lenguaje institucional y social.Afirma que a los efectos de esta ley, se entenderá por uso no sexista del lenguaje la utilización de aquellas expresiones linguísticamente correctas sustitutivas de aquellas que,aun siendo correctas o no, ocultan lo femenino o lo sitúan en un plano secundario o de menor valor respecto al masculino.

Para ello, el Estado promoverá sistemáticamente la eliminación del uso sexista del lenguaje y las expresiones discriminatorias contra las mujeres, en todos los mensajes de su marco institucional. El ISDEMU brindará apoyo de información y formación al personal al servicio de las instituciones del Estado para dar cumplimiento a esta norma. También realizará acciones que promuevan la erradicación del uso sexista del lenguaje en la vida social.

Art. 34.- La igualdad en la acción de los medios de comunicación y la publicidad

El Estado, a través de los medios de comunicación social de titularidad pública, así como de aquéllos que subvencione, promoverá, sin vulnerar la libertad de expresión e información, la transmisión de una imagen igualitaria, plural y no estereotipada de las funciones de las mujeres y hombres en la sociedad; y a estos efectos, adelantará acciones permanentes que favorezcan:

a) El aumento en la presencia visible y audible de las mujeres, en dichos medios de Comunicación social, que deberán ser observadas, evaluadas y ajustadas, periódicamente, a fin de eliminar prácticas discriminatorias y sexistas.

b) La programación de campañas en los mismos medios de comunicación, destinadas a toda la sociedad, sobre la importancia y la necesidad de la participación cívica, social, económica, política y cultural de las mujeres.

c) La utilización no sexista del lenguaje y de las imágenes, especialmente en el ámbito de la publicidad, así como la utilización no violenta y discriminativa del lenguaje y de las imágenes, especialmente en el ámbito de los programas de radio, televisión, espectáculos públicos, publicaciones, videos, grabaciones y todo tipo de audiovisual, y en todos los formatos, relativos a los medios de comunicación social referidos.

Si bien el artículo 34 de la Ley hace alusión directa a los medios de comunicación propiedad del Estado, los medios privados pueden optar por la autorregulación para contribuir al cumplimiento de la legislación en materia de igualdad entre mujeres y hombres, incluyendo a las agencias de publicidad.

En el país, todos los medios de comunicación aplican filtros a los mensajes, campos pagados o cualquier tipo de publicidad, de acuerdo a la ideología, banderas políticas o causas de sus simpatías. Qué gran servicio prestarían a la sociedad, si de la misma manera, las empresas de comunicación y las agencias de publicidad diseñaran códigos de conducta tendentes a fortalecer el principio de igualdad entre mujeres y hombres.

Esperamos que las leyes recién aprobadas motiven a los medios de comunicación a reflejar adecuadamente la presencia de la mujer en los diversos ámbitos de la vida social y que transmitan mensajes que refuercen la afirmación que hombres y mujeres gozan de los mismos derechos.

De hacerlo, ayudarían a disminuir la violencia en general, en especial la violencia de género contra las mujeres, la paternidad irresponsable y por tanto, el maltrato infantil. También se lograría mayor respeto hacia a las personas adultas mayores, ya que la equidad entre géneros, tendría que llevar a la puesta en práctica de mejores normas de convivencia social.



Tratamiento informativo de la violencia contra las mujeres en la prensa escrita salvadoreña

Por Patricia Portillo


Es común que en los medios de comunicación y principalmente en la prensa escrita se informe que los asesinatos de mujeres o feminicidios tienen "móviles pasionales", se destaque que las mujeres fueron asesinadas por infieles o se comente el tipo de vestimenta usada (faldas cortas, blusas escotadas o ajustadas, etc.).

Muchas veces estos comentarios se atribuyen a las autoridades que informan sobre los presuntos móviles de estas muertes. Sin embargo, estos comentarios son incorrectos e inadecuados, por las causas descritas a continuación.

Incorrecta interpretación del término móvil pasional

El caso de los Feminicidios por "móviles pasionales" se deja entrever que el crimen obedece a una acción producida en un momento de ira, de arrebato o bajo el impulso de intensa emoción temporal. Se deduce que este argumento, se origina a que según el Código Penal salvadoreño, se considera entre las circunstancias que modifican la responsabilidad penal o atenuante los...c) ESTADOS PASIONALES. "El que obra en un momento de arrebato, obsecación o bajo el impulso de intensa emoción provocada por un hecho injusto efectuado contra él, su cónyuge, compañero de vida o conviviente, ascendientes, descendientes o hermanos" (artículo 29, literal c, Código Penal).

De acuerdo con juristas consultadas, en el desarrollo de un proceso judicial no se beneficia al asesino en casos de violencia intrafamiliar por estas atenuantes calificadas como ESTADOS PASIONALES, más bien se puede interpretar que estas se aplican en casos de defensa propia o para salvar de la muerte o agresión a un ser querido.

Por el contrario, se ha demostrado que en casos de feminicidios en el contexto de la familia, el crimen de la mujer constituye el fin de un ciclo reiterado de diversas manifestaciones de violencia intrafamiliar que han vivido las mujeres o más bien es producto de una acción premeditada y planificada cuidosamente por el agresor o autor del crimen.

Conviene tomar en cuenta el asesinato de una ex funcionaria municipal del municipio de Alegría, en Usulután, que ejemplifica claramente el uso inadecuado del término "móvil pasional", ya que un sicario asesinó a una mujer, a pedido de su ex pareja, porque esta no accedió a las visitas conyugales en el penal donde el supuesto autor intelectual se encuentra recluido.

En nota publicada el 18 de enero de 2010, el Diario de Hoy, publicó textualmente lo siguiente: "Cárcel para acusado de matar a ex sindica. Desde ayer, Santos Moisés Rodríguez, acusado de asesinar a la ex sindica municipal de Alegría, Carolina Cortez de Portillo, guarda detención en el centro penal de Jucuapa en Usulután...

El Ministerio Público había solicitado que se calificara como homicidio agravado, pues en su exposición, detalló que un testigo vio a Rodríguez haciendo tareas de vigilancia previo al crimen, lo que muestra la premeditación, según la Fiscalía... No descartan que el asesinato de Cortez tenga móvil pasional, e incluso, relación con el crimen de Moisés Funes, ex edil de Alegría, por cuyo homicidio fue procesada Cortez y su supuesto compañero de vida, Marvin Bermúdez, quien está preso y de quien también hay sospechas ordenó el asesinato de la ex funcionaria".

El 25 de julio de 2010, informó bajo el titular "Condenan a uno por muerte de ex síndico de Alegría", que Santos Moisés Rodríguez fue condenado como autor directo de la muerte de Carolina Cortez, pero que "una de las hipótesis que manejó la Fiscalía es que el autor intelectual del crimen era Marvin Bermúdez, amante de Cortez; sin embargo, no fueron capaces de recabar las evidencias necesarias para comprobarlo". Las autoridades sospechan que Cortez fue ultimada por negarse a asistir a las visitas conyugales que exigía Bermúdez, preso por matar al ex edil Moisés Funes".

Estigmatización de las víctimas

La escritora Ana Caballé, señala que la prensa salvadoreña, a diferencia de algunos medios españoles, generalmente destacan o describen la situación de la víctima, su vestimenta, detalles de la violación o agresión sexual y en ocasiones hasta se culpa a la mujer o adolescente por lo sucedido. Sin embargo, raras veces se investiga un poco más o se delata al agresor o asesino. Esto se debe en parte a la carga laboral del personal de los medios, pero precisamente ese debería de ser un incentivo para auto capacitarse en las temáticas que se les asigna siempre que sea posible.

Por otra parte, en muchos casos se omite el nombre completo del agresor mediante iniciales, por ejemplo se usa Carlos P. o Alex C. (aún cuando son mayores de edad) a quienes se le señala como "supuesto homicida o supuesto violador". En cambio se cuestiona la integridad o moralidad de las víctimas, lo cual no contribuye a la búsqueda de justicia o reducción de la impunidad.

También son frecuentes las notas de prensa que dejan entrever que las mujeres o adolescentes fueron violadas o asesinadas por vestirse de forma provocativa o por ser coquetas, como señala la siguiente nota publicada en El Diario de Hoy, sobre el asesinato de Guadalupe Abigaíl López y Estrella del Carmen Márquez, dos adolescentes de 16 años, asesinadas en el municipio de Apopa.

Dos niñas estudiantes mutiladas en Apopa. "Otras fuentes indicaron que la joven (Estrella del Carmen) era bastante inquieta dentro del centro escolar pero no daba mayores problemas más allá de que asistía a clases con faldas cortas y blusas ajustadas, lo cual ya le habían hecho notar en más de alguna ocasión"... "Entre tanto, parientes de Guadalupe Abigaíl se mostraron reacios a hablar con periodistas; pero vecinos de la joven indicaron que ella siempre mostró una conducta ejemplar y nunca la vieron relacionarse con personas de dudosa reputación. Es más, indicaron que era nieta de un reconocido ministro religioso de una iglesia evangélica de una urbanización aledaña al vecindario donde vivía la menor. http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_completa.asp?idCat=6358&idArt=4490103

Ambas adolescentes fueron asesinadas con lujo de barbarie, en una clara demostración de misoginia y desprecio hacia las mujeres. Sin embargo, el medio se enfocó en hacer un perfil de las mismas y no de los asesinos. Abordaje que puede llevar a una mayor naturalización de la violencia contra las mujeres, porque la nota reproduce adjetivos que pone en duda el comportamiento de una de las víctimas y hasta cuestiona su forma de vestir. Este abordaje es incorrecto porque aunque no lo pretenda de forma directa, busca justificar el crimen y destacar la responsabilidad de la asesinada en su propia muerte, debido al tipo de ropa que usaba y por ser "inquieta", en contraste a su amiga Guadalupe Abigail, que tenía una "conducta ejemplar y hasta era nieta de un ministro religioso".

Es importante destacar que el tratamiento de la información puede influir en el grado de tolerancia o repudio de parte de la sociedad hacia los hechos de violencia contra las mujeres. De igual forma, incide en los procesos de socialización discriminatorios contra las mujeres y la violencia de género contra ellas.

Es innegable que periodistas, así como el equipo de edición de prensa se rigen por normas éticas que obligan a investigar y confirmar la información difundida y principalmente no repetir argumentos que desinformen o contribuyan a naturalizar o justificar la violencia.

La mayoría de periodistas que labora en la prensa escrita ha logrado cierto nivel de especialización en los temas asignados, por lo que cuentan o deberían de contar con los criterios necesarios para evaluar si la información vertida por las autoridades es idónea o adecuada, o por el contrario, están reproduciendo comentarios que atentan contra la integridad de las víctimas y por tanto son discriminatorios contra las mujeres y sus derechos humanos.

Esto sucede cuando se califica a priori que las asesinadas o víctimas de violencia son trabajadoras sexuales, por el hecho de usar faldas cortas o tener el cabello pintado, o en el caso de adolescentes y niñas que son señaladas como pandilleras, por presentar algún tatuaje, como si el hecho de pertenecer a estos colectivos sea de por sí una justificante para cometer el crimen o la violación de cualquier derecho de las mismas.

Por otra parte, el Instituto de Medicina Legal, informó que en 2009 de 589 mujeres asesinadas, sólo 55 muertes se atribuyen a problemas entre maras y 76 a delincuencia común, mientras 421 casos se mantienen en investigación. Este es otro elemento que debe tomarse en cuenta al intentar justificar que la muerte de la mujer se debe a ser pandillera o se debe a la delincuencia común, porque este abordaje oculta la realidad numérica de la violencia de género que circunda la mayoría de crímenes entre la población femenina.

"Por infieles". Este es el subtitulo que se utilizó para informar el asesinato de cinco mujeres, en la nota publicada por La Prensa Gráfica, el xxxx que dice:

"Se confirmó que las mujeres eran compañeras de vida o novias de pandilleros y a causa de infidelidades fueron asesinadas. Una fue estrangulada, otra atacada con machete, una lapidada y dos muertas a balazos. En cuatro de los casos se presume que las víctimas le fueron infieles a los pandilleros con los que mantenían una relación sentimental. http://www.laprensagrafica.com/el-salvador/judicial/124870--quedan-detenidos-por-femenicidios.html

Especialistas en violencia contra las mujeres y misoginia, como la mexicana Marcela Lagarde y la española Anna Caballé, expresan que nadie mata una mujer por amor. Se mata por venganza, desprecio o por el sentimiento de superioridad o dominio de las hombres en la vida de las mujeres.

También es falso que el alcohol, las drogas, el desempleo, los celos o enfermedades, puedan ser causas directas de la violencia contra las mujeres como se afirma en algunas notas de prensa. Investigaciones demuestran que si un hombre es de por si violento, cabe la posibilidad de que las drogas o el alcohol puedan agravar el nivel de violencia contra las víctimas, pero realmente el comportamiento violento contra la mujer se debe a las creencias del maltratador y a las ideas misóginas que este posee.

En otro caso, el periódico virtual LA PAGINA utilizó el titular: Violador se justifica calificando a su víctima de "vaga".

La noticia detalla la captura de un supuesto violador en serie con el texto: "Un hombre fue capturado por la PNC acusado de raptar y violar a una pequeña de 9 años... La cipota es vaga y anda de puesto en puesto pidiendo coras", dijo el imputado, quien según registros policiales tiene al menos nueve cargos por violación en su contra..." http://www.lapagina.com.sv/nacionales/31354/2010/04/28/Violador-se-justifica-calificando-a-su-victima-de-%E2%80%9Cvaga%E2%80%9D-

La Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer "Convención de Belém do Pará" afirma que la violencia contra la mujer constituye una violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales y limita total o parcialmente a la mujer el reconocimiento, goce y ejercicio de tales derechos y libertades. La violencia contra las mujeres no tiene justificante.

Estadísticas del Instituto de Medicina Legal registran que en los últimos años ha habido un alarmante aumento de feminicidios. En 2007, hubo 347 mujeres asesinadas; en 2008, 348 y en 2009 se contabilizaron 592. En el periodo enero-junio de 2010, la Policía Nacional Civil registra un total de 342 asesinatos de mujeres.

Los medios de comunicación pueden contribuir a reducir estas cifras y construir una sociedad libre de violencia contra las mujeres, tomando en cuenta su rol socializador, por ello es de suma importancia que el lenguaje utilizado sea respetuoso y sensible a la realidad de las mujeres que enfrentan violencia y sobre todo, redactar noticas respetuosas de las víctimas y sus familias; esto implica la responsabilidad ética de evitar reproducir mitos erróneos sobre las causas de la violencia contra las mujeres.

¿Existe misoginia en la publicidad que se transmite en la televisión salvadoreña?

Por Vilma Vaquerano


La misoginia es el odio y desprecio contra las mujeres: Se manifiesta de diversas formas y ámbitos. Entre sus manifestaciones más frecuentes están la violencia de género, el machismo, la pornografía, la publicidad y lenguaje sexista por mencionar algunas...

Leer más...

Guia para una comunicacion con equidad de genero

POR UN PERIODISMO NO SEXISTA. Pautas para comunicar desde una perspectiva de género.

DOSSIER DE PRENSA: MUJER,VIOLENCIA Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN

TRANSFORMANDO LAS NOTICIAS: LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

 

 



loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance